CONTACTO

¿QUIERES PUBLICAR UNA CRÓNICA, ARTÍCULO, NOTICIA INTERESANTE?, ENVIALÁ AQUÍ: lostrotanoches@lostrotanoches.com

viernes, 14 de mayo de 2010

UN RETO CUMPLIDO


Cuando hace aproximadamente un mes, mi esposo me dijo de inscribirnos en los 101 Peregrinos, yo le dije que estaba loco. Me negué, no y no. Es un tozudo que no dejaba de insistir, hasta que me dijo que ya estaba todo organizado y que no había marcha atrás.
   Antonio, la quería hacer en bici y yo le dije que la hiciéramos juntos a pie, le convencí.
   No sé qué pasó, pero comencé  a ilusionarme. Decidí entrenarme bien.
   Cuando llegamos a Ponferrada. Paco Garzón ya nos había buscado el mejor sitio del mundo para comer. Llegó el día, que sensaciones mas buenas, todos juntos hacia el punto de salida.
   Pícaro, Ángel, Reyes, Viciana y Francis, salieron muy fuertes, detrás Antonio y yo andando rápido, más atrás quedaron Tony, Mai , Juani, Cristina y Garzón, que tenían claros sus objetivos y que cumplieron.
   A partir del km 8, empezamos a correr cuesta abajo y a andar cuesta arriba. Como disfrutamos del paisaje, de las flores, de los pueblos por los que pasábamos.
   En el km 30 empezó a llover (ya no paró ni un minuto), y en el km 37, empezamos a nadar por  fango que terminó convirtiéndose en un riachuelo, el agua nos llegaba a los tobillos. Fueron unos 10 kilómetros muy duros con alto riesgo de caída.
   Después de disfrutar con tantos rincones mágicos, como el mirador de las Medulas. Allí al parar a comer un bocadillo que nos supo a gloria, empezamos a tiritar, estábamos empapados, así que decidimos continuar corriendo para entrar en calor.
   Sobre el km 50 nos encontramos a Antonio Reyes andando, iba casi lesionado y lo acompañamos un rato.
   Llegamos al km 61, donde nos cambiamos de ropa, un masajillo y un descanso. Allí nos encontramos con el Capitán Viciana y poco después llegó Reyes. Partimos los cuatro juntos.
   A partir de ahí puedo decir que la mente era lo importante, porque las piernas ya no respondían. A veces no sabíamos si estábamos perdidos, no había señalización en kilómetros.
   En un avituallamiento, Reyes tuvo que parar porque estaba roto de dolor, Antonio y yo seguimos andando porque si yo paraba no podía continuar. Pensé que Reyes se iba a enfriar y no podría continuar, pero al rato le vi aparecer junto a Viciana que se había quedado con él. Me dio un subidón increíble, ¡que coraje le echó el tío¡ ¡qué campeón¡.
   Nos paramos para que me curasen las ampollas y ellos continuaron la marcha. Los alcanzamos al rato y seguimos hacia adelante mi Antonio y yo, unidos en esta gran aventura. En los últimos 5 kms, las piernas no nos respondían y bajamos el ritmo. Fue durísimo, peor, más duro aún, pero en ningún momento pensamos en retirarnos.
   Cuando cruzamos la meta, nos abrazamos  y rompimos a llorar.Lo habíamos conseguido juntos. Nos dieron nuestros diplomas y hasta una medalla para mí.
   Pícaro Francis y Ángel, hicieron unos tiempos increíbles, Viciana acompañado de Reyes el “invencible”, hasta la meta y Juani que parecía que venía de dar un paseo.
   Lo mejor fue que Antonio estuvo conmigo en todo momento, sin él no lo habría conseguido.
   Espero repetir alguna vez esta experiencia.
   ¡A POR LOS 101 DE RONDA!
         Silvia

3 comentarios:

Enrique dijo...

Silvia, has demostrado que las mujeres teneis una capacidad de sufrimiento, resistencia y adaptación a las circunstancias adversas, muy superior a la nuestra.
Enhorabuena y que lo disfrutes.

Jesús Viciana dijo...

Un lujo poder compartir tantas horas y kilometros con vosotros.

PACO GARZON dijo...

Compañera Silvia, eres una maquina a partir de ahora seras las "SUPER WOMAN TROTANOCHES".

Estamos orgullosos, y orgullosas de tí