CONTACTO

¿QUIERES PUBLICAR UNA CRÓNICA, ARTÍCULO, NOTICIA INTERESANTE?, ENVIALÁ AQUÍ: lostrotanoches@lostrotanoches.com

sábado, 19 de mayo de 2012

Ronda 101 km 2012. Una crónica desde casi el infierno




      1877 clasificados de 3000 que tomaron la salida o sea casi 1000 abandonos.

   Esta pueden ser alguna de la cifra que mas pueden dar idea de lo que han sido la edición de 2012 de los míticos 101 km de Ronda.
   La prueba cubre 101kms en un máximo de 24 horas, y tiene un desnivel positivo oficial de 2.231m. El trazado discurre por carreteras locales, pistas forestales, caminos pedregosos, veredas, puentes, ríos y e inolvidables cuestas de hormigón, que no se sabe si duelen más al subirlas o bajarlas. Se trata de una carrera de subeybajas variados con casi todo el trazado corrible sin problemas y un magnífico sistema de avituallamiento cada 5k aprox. En Málaga atraviesa los municipios de Ronda, Benaoján, Montejaque y Arriate, y en Cádiz pasa por Setenil de las Bodegas y Alcalá del Valle.


   La altura máxima ha sido 915 m y la mínima de 419 m. La distancia de ascenso ha sido de 49 km mientras que la descenso lo fue de 52 con un porcentaje medio positivo del 25,3 % y el negativo de 33,9% siendo por tanto el desnivel acumulado positivo de 2598 m y el negativo de 2574 m.
De salida, la logística y la organización principal la aporta nada menos que un ejército de 1.000 legionarios, anfitriones de la prueba apoyados por 4 médicos y 7 ATS reforzados por 150 estudiantes voluntarios fisioterapeutas y podólogos repartidos por 3 puestos de socorro y contando con 9 ambulancias y una UVI móvil, además de apoyo que ofrecen los voluntarios de protección civil durante casi todo el trayecto y venidos de muy diferentes lugares de Andalucía. 


   Hay que señalar que ser Cientounero nunca se regala, pero quizá este 2012 haya salido todavía un poco más caro de lo habitual. La carrera 2012 salió dura, por la meteorología es decir, por el excesivo calor reinante durante todo el día prácticamente. Como referencia, conseguir entrar en el top100 del 2011 costó 11h40; sin embargo este año los mejores cien corredores han entrado en 12h49 lo que equivale a decir que casi todos los corredores han perdido nada menos que una hora y diez minutos de media respecto a la edición anterior. Esto puede dar una idea cierta de la dureza de la edición de este año que además se ha reflejado en el número de clasificados en meta que bajó de los 1999 de 2011 a los 1877 de esta edición.
La salida se hacía como es habitual en el campo nuevo de Ronda a la hora acostumbrada y tras los vivas y saludos de rigor protocolarios. La imagen impresionante de corredores, y BTT apiñados y nerviosos prestos ya a dar rienda suelta a la adrenalina que a duras penas se contenía.


   La participación accitana en esta ocasión ha sido variada y ha abarcado casi a todas las disciplinas o modalidades de participación tanto en marcha como en duatlón y BTT. Las vicisitudes de los accitanos evidentemente no las conocemos todas; si podemos comentar las de algunos que más nos impresionaron por su actitud y resultados. De entrada eran cuatro las compañeras de los Trotanoches que se atrevieron con la misma y que estuvieron durante un buen tiempo preparándola. Así Ana José, Ana Cebrián, María Inés y Dori se plantaron en Ronda con buenas sensaciones y consiguieron terminarla solo dos Ana J y Dori en un tiempo de 22h 51 min o sea 1694 y 1695 respectivamente de la general y 112-113 de veteranas A femeninas. Mari Inés pagó con ampollas y su esguince de tobillo al igual que Cebrián que hubieron de abandonar nada menos que en Setenil en el km 60 de la prueba echándole cabeza a la prueba y permitiendo que las buenas sensaciones les permitan plantearse una posible repetición para el año que viene.


   Entre los hombres de los Trotanoches el mejor clasificado resultó ser Fernando Arco veterano A quien en su estreno en los 101 km se atrevía a entrar en el puesto 60 de la general con un tiempo oficial de 12h 12 min y quedando clasificado en el puesto 40 de su categoría.

   Le siguió Ramón Pícaro que lo hacía con 12h 55 min mejorando 9 minutos la marca del año pasado quedando en el puesto 116 de la general absoluta y en el 10 de su categoría de veteranos B. A continuación de los accitanos entraba Jesús Alcalá en 14h 34min en el puesto 270 de la general y en el 164 de su categoría de veteranos A, seguido de Rafael Luque con 14h 45 min en el puesto 298 de la general  y el 181 de su categoría de veteranos A. En quinta posición Jose A. Martínez  con 16h 43 min puesto 603 de la general y el 350 de su categoría de veteranos A.


   En sexta posición Timoteo Rama de los Trotanoches con 18h 24 min en el puesto 921 de la general y el 589 de veteranos A. En séptima posición lo hacía Juan A. Escudero con 19h 11min en el puesto 1059 de la general y el 941 de su categoría de veteranos A. En octava posición eran los Trotanoches Antonio Reyes Morillas con 19h 18 min puesto 1078 de la general y 359 de su categoría de veteranos B; tras él lo hacía Antonio Jesús Sanchez Viciana con un tiempo de 19h 18 min  en el puesto 1079 de la general y el 598 de veteranos A. A continuación viene Angel Ruiz quien a pesar de llevar entre pecho y espalda un principio de neumonía y de no haber tenido ni siquiera que tomar la salida se empeñó y tuvo el valor y la osadía de hacerlo en 20h 13 min con expuesto 1278 de la general y el 682 de su categoría de veteranos A.  

   El último de los accitanos resultó ser Antonio León R. del equipo de la policía local de Guadix quien lo completó 20h 33 min entrando en el puesto 1330 de la general y el 312 de su categoría de senior.
En el apartado de BTT conocemos la participación de Ramón Campoy que lo hizo en el puesto 1044 de la general y 555 de veterano A con 7 horas 50 perteneciente al equipo de Ultrafondo Guadix, de Ramón de la Cruz que entraba en el puesto 1971 de la general de bicis y 1081 de veterano A con 9h 41 min también de U.G. y de Carolina Lizcano que finalizó en 9 h 41 min en el puesto 1977 de la general y el 20 de senior femenino. 

   La estrategia de carrera en Ronda depende tanto de la experiencia y del rendimiento propio en este tipo de pruebas como del objetivo previsto en cada edición de los 101km que se pretende acometer.
Así, para quienes buscan acabar sin más en las 24h de tope, es vital aprovechar los dos grandes controles intermedios (Setenil y Legión). El mayor enemigo de este cientounero es el abandono, pues mientras no deje uno la carrera, 24 horas dan mucho de sí para completar la prueba.


   Para el corredor que persigue un tiempo determinado o compite para dar lo mejor de sí mismo en la prueba, la cosa cambia mucho pues en este caso el conocimiento previo del recorrido es muy útil para repartir mejor tanto el esfuerzo como la comida e hidratación. Ronda tiene enormes tramos donde hacer muy buenas medias a la carrera, si se saben dosificar las fuerzas. La clave, probablemente esté en ser capaz de correr en modo “marcheta trailera” hasta el final de la prueba, alternando con tramos andando en los repechos clave para así poder ahorrar fuerzas y variar los esfuerzos musculares que se dan a lo largo de la prueba.

   En la parte negativa y correspondiente a la autoevaluación de la misma es preciso señalar que como en todo siempre hay cosas que pulir: Por ejemplo en la segunda mitad de la carrera se suelen formar aún largas colas, se limita demasiado el líquido disponible: ¿Solo un vasito de isotónico por persona cada 5k? y  lo peor de todo, que a veces algunos avituallamiento, incluso aljibes están ya desprovistos de líquido para cuando vienen los de atrás, precisamente quienes más lo necesitan. Paso a paso esperemos vaya mejorando todo ello.

   Se imponen unas recomendaciones obligatorias es decir hay en los 101 km de Ronda, una carencia grave a corregir, se debería imponer por obligación pedir un material mínimo. La carencia absoluta en muchos corredores de cualquier bidones de distinto tipo de líquido encima para aguantar el sol, o de la mínima ropa de abrigo para el fresco nocturno puede que acabe desgraciadamente algún día en algo crítico, por mucho personal, ambulancia y médicos que estén pendientes.

    Ramón "Pícaro"