CONTACTO

¿QUIERES PUBLICAR UNA CRÓNICA, ARTÍCULO, NOTICIA INTERESANTE?, ENVIALÁ AQUÍ: lostrotanoches@lostrotanoches.com

lunes, 31 de enero de 2011

CRÓNICA MEDIA MARATÓN ALMERÍA, 30 ENERO 2011

   
   El despertar forzado de una alarma nunca es agradable, y máxime cuando es domingo y, voluntariamente has decidido pasar el día en Almería participando en prueba de la Media Maratón que anualmente realizan por estas fechas. Pero estos son los primeros y únicos 5 segundos del día en los que tu cabeza puede dudar si la decisión de afrontar la carrera fue oportuna o no. Seguidamente te levantas, y con una activación mayor que cualquier otra mañana preparas la mochila echando de todo “por si” hace fresquito o “por si” hace calor, “por si” corre aire, “por si” llueve o “por si” (ilusa de mí) hay que bañarse en el Mediterráneo en pleno invierno. Es curioso como el desayuno lo preparas concienzudamente más saludable y equilibrado que nunca, como si sólo de él dependiera tu éxito en la carrera; ya no importan tanto las cervezas de los días anteriores o esa palmera de chocolate del viernes. Y empieza la aventura. A las 8 de la mañana ya estábamos en el coche Tomás –que fue el conductor y allá donde esté relaja el ambiente por su carácter balsámico- , Mariola –corredora constante que se adapta a todos los terrenos y si está presenta la escuchas-, Araceli –una chica americana que es profesora de Inglés y que está este año viviendo en Guadix y se apunta a un bombardeo- y yo, Palma –no sé cómo describirme, así que me presento diciendo que soy prima de Paquini o en su defecto, Paco Garzón, y que él me ha encargado esta crónica-. 




El trayecto se hace cómodo y corto, charlando y poniéndonos al día mientras se disfruta de una imagen para recordar: el amanecer anaranjado a la altura del Marquesado mirando en la vertiente izquierda de la carretera, y las montañas nevadas a la derecha. Y llegamos a Almería encontrando el Estadium tras seguir a un coche cuyos ocupantes tenían pinta de corredores y… acertamos. Hace viento y parece que va a ser un día fresco, pero tras recoger el dorsal el sol sale y presuponemos que hará un buen día, así que optamos por el “por si” hace calor. En el preámbulo a la carrera vas saludando a gente conocida y ves siempre a bastante gente de Guadix, entre ellos los Trotanoches que, como siempre, van uniformados con las últimas tendencias, en colores fácilmente perceptibles y siempre en contacto con la luna. Algunas veces he llegado a pensar que esa luna tiene corazón y músculos propios y les da energías extras a los corredores. 



Y allí todos juntitos y en las cercanías del estadio nos preparamos para afrontar la Media Maratón. No sé en qué momento dieron la salida y tampoco sé cómo, si pistoletazo o un grito o qué…, pues una vez que te colocas al final de pelotón lo único que aprecias es cuando tú empiezas a desplazarte. La salida fue muy saludables, al ser progresiva por la cantidad de corredores que estábamos, y poco a poco se van aumentando las distancias e intentas adaptarte a un ritmo. Salí inicialmente con Mariola y Tomás con la idea de ir despacio a ritmo de “maratón”, pues ellos quieren afrontar la de Sevilla dentro de dos semanas; pero cómo no teníamos ninguno reloj nos pegamos a los marchadores que entrena Jacinto que iban como un reloj a 5:20 min el km siguiendo su ritmo. Yo me rezagué por el km 10 y corrí el resto de la carrera con Raúl Navarro, también accitano. Fue ahí cuando nos adelantó con sus típicos sprints y reprints, y la cámara de fotos siempre en la mano Paco Garzón que nos retrató y siguió en su “carrera social” saludando a unos del club de Jaén, a otros de no sé dónde…etc. Algo después, sobre el km 15, también vimos a Isa y Simón que llevaban un buen ritmo muy constante. Los últimos kilómetros ya aumentan las ganas de llegar, y se hacen más pesados pero ya ves que los kilómetros son menos de la mitad, menos de 1/3 y ya, utilizando las últimas energías y cogiendo esponjas en todos los avituallamientos llegamos al final. El correr con alguien, en este caso con Raúl, te ayuda a mantener el ritmo constante y cuando uno flaquea el otro tira. El trayecto discurrió por la zona moderna de Almería entre el Estadium y la Rambla del centro, en avenidas largas con rotondas en los finales que te permitían ver la cabeza de carrera primero, y la cola de carrera después. Hay corredores que les gusta esta estructura para poder tener un mayor conocimiento de la carrera, y otros que les desmotiva porque se le va recordando todo lo que le queda y lo adelantado que va el primero; pero, nos quedemos con la primera y siempre pensemos en disfrutar cada apoyo, cada zancada, cada paso. Los avituallamientos fueron de agua, naranjas y varios de esponjas para refrescarte. Y el sol de invierno nos acompañó en toda la carrera, suficiente para que la piel tomara ya un color bronceado. La meta fue en el Estadium de los Juegos del Mediterráneo, con una última vuelta en la pista, y al llegar nos dieron bebida, una bolsa con la camiseta de la carrera –que es técnica en color blanco- y una cerveza con tapa. Ducha, estiramiento y hasta pillé el último turno de los masajistas, así que la jornada deportiva terminó completa. Ahora faltaba reponer.




Llamamos a Paco y nos juntamos a comer con los Trotanoches en el Bar El Romeral, ubicado en el polígono cercano al Estadium. Allí degustamos un buen pescado como corresponde a Almería. Chipirones y boqueros de entrantes, y luego un plato con una parrillada variada de gambas, jibia, langostino y aguja. Todo riquísimo y con la sensación de que, aun estando en invierno, ya los días se van alargando y la temporada de costa y playa está más cerca. La comida estuvo amenizada en vivo y en directo por soleares y por chistes varios, a la vez que dialogábamos del tema que saliera. Ya comiditos, con el ejercicio físico realizado y con la jornada completa, tocó volver cada uno a sus destinos con 21 km más en el cuerpo y otra experiencia exitosa en la mente para recordar. 




              ¡A cuidarse!

                       Palma Chillón Garzón


tienes 96 fotos y un video en nuestro facebook

2 comentarios:

Papablo dijo...

Madre miaaaa!!
Pero que pequeño es el mundo. Y la verdad que sería en uno de los ultimos sitios donde esperaba verte, y mira por donde, jejeje
Por cierto, me dió muchisima alegria verte, aunque se que en el momento parecía un poco ... "seco y gilipollas", jeje, pero es que me pillastes hablando con uno de mis mejores amigos que me estaba diciendo que iba a ser padre y claro, eso no pasa todo los dias. Luego me giré para hablar contigo y ya no estabas....
Bueno, seguro que nos vemos en alguna otra carrera. Creo que este blog no es solo tuyo, pero espero que lo leas y sepas que me dió mucha alegria verte, en serio.
Por cierto, si te aburres (cosa que veo harto dificil siendo profe del "inem") tengo un blog por el que puedes pasar a curiosear
Un abrazo muuuy grande :-)

Barney dijo...

Palma, Felicidades a ti y tus compañerops por la carrera y por esta crónica. Soy de Almeria y todos los años voy a vuestra media de Guadix. Gracias por visitarnos. Un abrazo de otro bloguero