CONTACTO

¿QUIERES PUBLICAR UNA CRÓNICA, ARTÍCULO, NOTICIA INTERESANTE?, ENVIALÁ AQUÍ: lostrotanoches@lostrotanoches.com

lunes, 17 de enero de 2011

CARRERA URBANA INTERNACIONAL "NOCHE DE SAN ANTÓN" JAEN



Desde el Melocotón no había salido nada más que a los bares, a todos los bares, pero el día 16 de Enero de 2011 me desperté como siempre sobre las 6:45 pensando en el Himalaya y en que debería ir a que los monjes tibetanos me enseñasen a respirar y a tranquilizarme. Estaba nervioso, varios días antes me inscribí con el nº 6941 en la carrera nocturna de Jaén, le temía a la Avda. Madrid, a las consecuencias de la dejadez y de la Navidad sobre mi cuerpo ya pesado de por sí. Ayer fue el día.  Los 9.000 dorsales se agotaron y el presi no pudo venir.

Legué a la conclusión, antes de levantarme, que no sé respirar, que no sé relajarme, que no sé sentirme vivo, que no valoro la máquina tan perfecta que soy, que somos, me voy dejando llevar sin escuchar a mi cuerpo lastimándolo por mi mala cabeza.

Nuestro socio de honor Pedro Muro nos hablaba hace tiempo que la mejor escultura que podemos (y debemos) hacer en vida es con nuestro propio cuerpo, debemos moldearlo, cuidarlo, escucharlo y fortalecerlo. En fin, sabias palabras para mis oídos necios; sólo lo escucho de vez en cuando y tengo que salir corriendo en seguida del sitio.


A las 14:00 horas ya estábamos en las inmediaciones del Obispado, Ayuntamiento y de la Iglesia Catedral de la Asunción de Jaén, de estilo renacentista del afamado Andrés de Vandelvira.  Cual turista cámara en mano y pensando en tomar algo, estuvimos en el Montana, en el Alcocer y en La Manchega; muy bien, más barato que en  Guadix; al salir del último nos dimos de bruces con uno de los más afamados Mesón El Tostón, pero no tomamos nada más. Con el “recluta” teníamos bastante.

A las 16:00 estábamos en las inmediaciones del Castillo de Santa Catalina: Ire, Patri y George Clunie, la cabra “contesa”, por la vereda mirador impresionante. Muchos chandals se veían ya por allí estirando y recreándose de las vistas del lugar que ya ocuparon los íberos, musulmanes, cristianos, los franceses, …etc y ayer mismo los japoneses.

Café en el Parador igualmente espectacular, una fortaleza en la que te faltaba  el aire pero muy cálida por dentro y grandiosa. Pelín descuidadas las inmediaciones aunque no tanto como nuestra Rambla de Baza, uff, lamentable imagen.

A las 19:00 comenzaba la carrera de los niños, con un poco de truco porque Jorge (8 años) no me dejaron inscribirlo por la edad, pero allí había niños más pequeños, al ser la inscripción on line la gente los inscribe como si tuviesen la edad reglamentaria hacen el recorrido pequeño abarrotado de gente en la Avda de Andalucía y se llevan su camiseta técnica, sus bebidas y su medalla de recuerdo.  Más de mil niños era impresionante.


Me voy a la cola de los dorsales, hasta la media hora que se me ocurre decirle a un compañero ahora vuelvo voy a preguntar por los clubes, AD LOS TROTANOCHES, pues enseguida, me llevo el sobre y compruebo que estamos tres, me tengo que volver y devolverlo, la cola era enorme y ni conocía a los otros dos, ni quedaba tiempo de buscarlos y preguntar eran menos cuarto y la salida era a las 20:00, tenía que cambiarme y buscar a la cuadrilla.

Finalmente fue a las 20:10 tras presentar a los 17 atletas de la élite entre ellos Reyes Estévez (el año pasado Marta Domínguez que la vimos por pantallas gigantes, este año no había), los 8.000 corredores nos pusimos a andar porque era imposible correr hasta después del km uno. Allí en medio estaba un coche de la Policía Local quizás como único fallo de la organización. Coqui G Villanueva me saludó cuesta arriba con su compañera (serían los otros dos socios TROTANOCHES, no recuerdo los nombres) . No hubo agua en todo el recorrido, no hizo falta, más gente que el año pasado, los 10 km abarrotados con la iluminación de Navidad que se alarga hasta este día, precioso todo. Eché en falta antorchas, había pero menos que el año pasado, aunque no benefician en nada a los corredores por el humo sí dejan una imagen imborrable en el corredor. Allí el chisco se hacía esa noche y a la llegada a diferencia del año pasado era fácil recoger tu camiseta estaba organizado por tallas diferentes corredores; el año pasado había 8.000 corredores con la mano levantada para el ropero como para recoger la camiseta de un camión, imposible del todo.

Llegué en menos de una hora, increíble, pues voy acercándome a los 100kg y creo que tengo dos centímetros menos de “to”, una bolilla andante que llegó contento detrás de las Tortugas Ninja muy aplaudidas.

Conduje hasta la Venta la Nava y cuando abrí los ojos estaba Jorge acariciándome el pelo y diciéndome hasta mañana en la puerta de su “prima hermana” con la que se quedaba, pues hoy es fiesta en Guadix.   


      Secre. Recomienda esta carrera a todo el mundo.