CONTACTO

¿QUIERES PUBLICAR UNA CRÓNICA, ARTÍCULO, NOTICIA INTERESANTE?, ENVIALÁ AQUÍ: lostrotanoches@lostrotanoches.com

miércoles, 1 de diciembre de 2010

MEDIA MARATÓN DE CORDOBA, 28 DICIEMBRE 2010


   En esta ocasión nos tocaba ejercer de anfitriones ante la visita de algunos de nuestros compañeros accitanos. La verdad es que aunque intentas preparar algo, eres consciente de que sólo dispones de unas horas para dejar una buena sensación. No es fácil. Además el sábado tampoco ayudó. Una incesante lluvia cubrió todo trayecto que recorrimos de modo que no se pudo disfrutar en toda su plenitud de lo proyectado.

   Aun así, Manolo Tapia y el que os escribe nos plantamos en el Hotel NH Califa sobre las 12.15 del sábado. Allí nos encontramos a la troupe que había desembarcado minutos antes. Saludados unos y otras, como estaba previsto, tocaba visitar la Mezquita. La buena localización del hotel nos permitió llegar rápidamente a nuestro primer destino. Los cordobeses hicimos de guías turísticos en la medida que nuestros conocimientos de historia nos lo permitieron y especialmente Antonio,  que se unió al grupo a través de Paco Garzón, dejó imprentas de su sapiencia. Así tanto el mihrab como el retablo católico de caoba se convirtieron en las manifestaciones artísticas más admiradas, sin perder de vista la colección imponente de columnas y arcos de medio punto.

   Igualmente pasamos por la calle de las Flores, pero como cité previamente, las inclemencias meteorológicas nos obligaron a buscar refugio físico en la taberna La Catedral para picar un poco (magnífico detalle de Antonio) y finalmente dirigirnos a la Sociedad de Plateros de la calle Romero Barros, mientras Manolo aguardaba la llegada de Reyes, que se unió al grupo un poco más tarde.


   Cuando a las 15.30 los camareros vieron llegar a más de veinte personas se les cayó el mundo a los pies, se les notó que tenían ganas de acabar pronto. De todos modos, contábamos con el arma secreta, Paco Garzón. A pesar de los malos modos que mostraron inicialmente, el presi consiguió ser más convincente que ellos (más pesado que el cuñado de Rocky) y averiguar sitio para todos. Allí personalmente compartí mesa con Santiago, Reyes, Manolo Tapia y respectivas familias y entre otras cosas le dimos un repaso al sistema educativo, la pérdida de valores de la juventud de hoy día y la quebranto de autoridad de la figura del profesorado. Esas cosas antes no pasaban … Echamos un buen rato.

   
   Saciados y con una despedida hacia los camareros con un poco irónica, sobre las 17.30 nos dirigimos cada uno a nuestros aposentos para descansar hasta la hora de la cena. Durante toda la mañana estuve intentando minimizar el rato que me mantenía de pie, un poco obsesionado con no llegar cansado a la carrera. No pasó inadvertido entre el personal que con un poco de guasa me lo recriminaba.


   Ya por la noche, nos dirigimos al Pizzaiolo para celebrar nuestra particular cena de la pasta, aunque el elemento gastronómico que brilló más durante toda la noche fue el merengue. Allí descubrimos que tenía propiedades exfoliantes e hidratantes a nivel facial. Claro está unos lo probaron más que otros.

  
   Mediado el acto, los cordobeses hicimos entrega de un pequeño detalle a los miembros de la asociación deportiva por haber elegido acudir a esta prueba con el fin de visitarnos. La verdad que resultó bastante emotivo. ¡¡¡ No os lo esperabais !!!!. Como hay que reconocerlo todo, fue Manolo Tapia el precursor de la idea.


   Finalizada la cena y tras negarme en rotundo a alargar la noche, que alguno que otro estaba loco por seguir, nos despedimos y a la cama a descansar unas siete horitas para la carrera.



   El domingo por la mañana, a las 07.00 A.M arriba para desayunar con tiempo, hacer los preparativos y rituales particularísimos que realizo antes de cualquier  carrera. Un poco más tarde de  las 08.30 recojo a Pablo, y nos dirigimos a las proximidades del estadio Municipal El Fontanar. Como llegamos con tiempo, nos acercamos todavía sin la ropa de faena para ver como está el ambiente. A todo esto, el día nos recibió con 4 grados de temperatura y un sol radiante.



   Nos encontramos con Ángel (el chico de la web que os recomendé http://angelcorriendo.blogspot.com/).  Nos contamos los objetivos de unos y otros, aunque ya más o menos los sabemos por estar continuamente en contacto. Llegamos a la zona de salida y de momento no había mucha gente. Los jueces de carrera y demás personal de la organización chequeando que todo estaba correcto. Decidimos volver al coche y cambiarnos.

   Tras las fotillos de rigor para la posteridad, nos dirigimos de nuevo a la salida. Pablo llamando la atención con su atuendo. En esta ocasión no se ha puesto la equipación de los Trotanoches. Va con la reivindicativa contra el Decretazo de la Junta en el tema de la Función Pública. Está en todo su derecho. Te apoyamos. Lo dejo ahí. Ya lo entenderéis… Algunos más iban con el mismo atuendo.

   Minutos antes de la salida, nos cruzamos con Alberto, Santiago y Reyes. Nos comentan que los demás están por ahí, pero dado que se está empezando a acumular gente nos acercamos a la salida para no perder más tiempo del lógico en una prueba donde concurren 3.500 participantes.
 


   En lo referente a la prueba, en lo que a mí respecta, el objetivo era bajar la mejor marca personal que se encontraba en 1h29’06’’ conseguida en Marchena. Tras cuatro meses de entrenamientos dirigidos a distancia por Jacinto Garzón y unos 900 km recorridos desde agosto, a lo que había que sumarle unas dos últimas semanas con un bajón físico (supongo por agotamiento) considerable, la idea era salir a un ritmo de 4’10’’ por km. y aguantarlo la mayor distancia posible.

   Dada la salida y tras un primer km algo lento por el barullo de la gente, intentamos marca ese ritmo. Como siempre, Pablo de liebre y el GPS para frenarlo cada dos por tres porque con la emoción se pasa de la raya y la cagaremos seguro a ese ritmo. Pasamos por el primer avituallamiento, más o menos en tiempo. Las sensaciones no son malas pero tampoco voy cómodo. Algo nervioso por saber lo que me queda, autopresionado por temor a fracasar  y el frío inicial los llevo colgando en la espalda. De ahí hasta el km. 10 vamos marcando parciales algo más lentos de lo previsto, en torno a 4’15’’ por km.

   Antes de pasar por el km. 10, saludamos a mi madre, la incondicional,  allí está esperándonos junto al Carrefour Zahira. ¡Gracias mami!. Pasamos en 42’25’’ el primer 10.000. El total en ningún momento lo miro, sólo los parciales que nos muestran que vamos algo más lentos de la cuenta. Es evidente que tampoco vamos sobrados. Apenas hay conversación y muchos menos las bromas típicas entre Pablo y yo.¡¡¡¡UYUYUYUYYYYY!!!!!

   Comenzamos con la segunda parte de la carrera donde hasta el km. 15 el perfil tiende a subir. En el cruce de Avda. Carlos III con la Gta. de Chinales y en el antiguo Hospital Militar se agolpa bastante gente y, a la vez, la más animosa. Se agradece. Los ritmos siguen en torno  4’14’’ y 4’15’’. Tampoco las sensaciones nos permiten acelerar algo más so pena de pinchazo considerable. Intentamos aguantar hasta que acabe la subida  y dejaremos que sean los 5 últimos km. los que decidan si seremos capaces de bajar la marca o si tendremos que esperar a mejores ocasiones. A todo esto, seguimos sin intercambiar apenas palabra.

   Llegamos al avituallamiento del 15, Pablo se queda unos metros. Me toca asumir el protagonismo. Circulando por Avda. Arruzafilla empiezo a marcar ritmos en torno a 4’09’’. En Cañito Bazán voy a 4’04’’ y empiezo a notar hormigueo en lo brazos. Mantengo el ritmo, no debo acelerar más porque ya vamos tocadillos. Mediada dicha avenida, oigo por detrás: ‘YA ESTOY AQUÍ’. Es Pablo, el cabronazo, se ha recuperado y viene hasta con buena cara.

   De nuevo se pone a tirar y pasamos Arroyo del Moro y Periodista Quesada Chacón (km18) a un ritmo de 3’57”. La cosa va mejorando. Si conseguimos mantener estos ritmos estaremos en tiempo para mejorar la marca. Alcanzamos el km. 19 y aprovechando la bajada del Aeropuerto. Aprieto a fondo. Hasta que aguante (espero que hasta el final). Al hormigueo se le une un principio de flato. ¡Qué fatiguitas estamos pasando! Me consuela ver que ese parcial sale a 3’37’’. Aflojo un poco hasta llegar al avituallamiento del km. 20. Allí me están esperando Pedro e Isabel (mis amiguetes) y nos realizan algunas fotos. Me hace mucha ilusión verlos.
  

   Paso de coger agua, total para lo queda. Así evito atragantarme. Otra vez a tope, me separo unos metros de Pablo. Sin saber el tiempo total que llevo, creo que seremos capaces de bajar de la 1h 29’ 06’’, afronto la ultima cuestecilla de unos 100 metros pero que a esas alturas parece el Tourmalet y entramos en el estadio a toda leche por la calle 1, adelantando a todo el que puedo y entro en meta casi lanzándome cual Usain Bolt junto a otro chaval. Al recuperar la verticalidad lo miro y ¡coño! es Ángel. Nos saludamos y unos metros después entra Pablo. ¡Qué máquina! ¡Ha entrenado la décima parte que yo! Finalmente mi tiempo oficial es de 1h27’42” (el real 1h27’26”). Pablo llega nueve segundos después.¡Qué sufrimiento de prueba!¡Ha merecido la pena! Por cierto el GPS me marca 21 km 277 metros. 180 metros más.

  

   Mientras que recuperamos algo, Pedro e Isabel a acuden a nuestro encuentro y nos hacemos algunas fotillos con ellos. Decidimos marcharnos pronto para evitar enfriarnos en demasía.

   Unas horas más tarde en la comida de celebración/despedida, nos vamos contando las batallitas unos a otros. Así destaca la lucha encarnizada entre Paco, Santiago y Reyes, donde hubo que recurrir a la foto finish mientras que Alberto nos deja boquiabiertos al hacer la media en 1h27’ sin pasar de 150 pulsaciones por minuto. Igualmente Francis, Antoñito, José, Simón, Isa, Tapia, May, María Dolores (espero no dejarme a nadie) comparten sus impresiones.

   Para finalizar nos despedimos de todos ellos, deseándoles buen viaje y esperando que se hayan divertido y que puedan guardar un buen recuerdo de una de sus primeras visitas a Córdoba. Hemos hecho lo que hemos podido.


      Saludos,

           Tony



2 comentarios:

Angel dijo...

enhorabuena Tony, pedazo de recorte le has dado a la marca. Viendote como llegastes, estás para bajar de 4/km.
Por otro lado, si quieres venirte con las Muela Voladoras a preparar la maratón de Sevilla, no tienes mas que decirlo, ya tenemos la planificación. Además, tambien somos trotanoches, pero matutinos.
un abrazo

Tony dijo...

Gracias.

El problema de Sevilla es que es demasiado pronto. Este mes de diciembre me lo tomare más light. Con las fiestas y tanta comida, unido a lo quemado que estoy, necesito desconectar un pelin y si en febrero tengo que estar fino, no es lo más apropiado. Aparte, aún haciendola en plan tranqui, supondría un desgaste tal que en las condiciones en que estoy no me lo puedo permitir.

Así a medidados de enero empezare el plan de Madrid, con tranquilidad. De todos modos, seguimos en contacto.

un abrazo

Tony