CONTACTO

¿QUIERES PUBLICAR UNA CRÓNICA, ARTÍCULO, NOTICIA INTERESANTE?, ENVIALÁ AQUÍ: lostrotanoches@lostrotanoches.com

martes, 18 de mayo de 2010

UN RETO DETRÁS DE OTRO

   Hace como dos meses antes del gran día, se me metió entre ceja y ceja, participar en los 101 Peregrinos. Todos me hablaban de ello, Enrique, Reyes, Pícaro...Pero tenía un problema, convencer a Silvia, tras varios días pensando, decidí hablar con Jesús Viciana en vez de con Silvia.
   Nos inscribimos, aunque Silvia no sabía nada todavía, mi primer reto, convencerla para ir y no perder el dinero de la inscripción.
   Tras conseguir mi primer reto, quedé sorprendido cuando la vi con tal ilusión que se iba a la Sierra ella sola a entrenar, haciendo entre 13 y 22 kms por entreno y 500 metros de desnivel positivo, ¡¡tela!!.
   Yo mientras tanto duro con mi bici para realizar varias pruebas, entre ellas la subida al Postero Alto, por lo cual mi entrenamiento solo se lo dedicaba a la bici, y nada de correr o andar, gran error...
   Legó el dia más deseado, el que quitaba el sueño del día anterior. Llegamos a Ponferrada sobre las 14 y pico, con el estómago haciendo chirivitas, (esmallaos) y el amigo Paco Garzón se entretuvo en llevarnos a un sitio donde todo estaba asquerosamente delicioso.
   Tras la comilona, fuimos a por los dorsales y a descansar para el gran día.
   9:00 de la mañana, desayuno a tope en el hotel, el estomago empieza a dar como rayos, no sabía si eran los nervios o el botillo...fué el botillo en compañia de todo lo demás. Nos vamos para la salida y me quedo en blanco, no sabía que hablar o que decir, no se, una sensación muy extraña, solo podía pensar en Silvia, en donde yo la había metido, pero tenía buenas sensaciones que recibía de ella, tenía mucha ilusión y aunque no lo dijese, yo sabía que su reto era la meta.

   Estamos en la salida, ¡cuantas bicis!, ¡que pasada!, echo de menos mi bici, pero ya no puede ser, otro año será. Van a dar la salida, nos deseamos suerte, y nada que sea lo que Dios quiera.
   Ramón, Francis, Jesús, Reyes y Angel, salen a su trote, después vamos Silvia y yo, mas atrás Toñi, Mai, Cristi, Paco y Juani.
    Estoy ante una aventura nunca vivida, no se que ritmo marcar y no por mi, sino por Silvia. Mes siento obligado a hacerla disfrutar de la carrera y a ayudarla a que cumla su objetivo que es llegar a meta. Durante los 15 primeros kms me dedico a observarla, para que no fuerze demasiado y en los 40 primeros kms me demuestra que sabe reservarse mejor que yo y que va divina, incluso parece una turista con ese chubasquero rosa.

   Logramos pasar con éxito el primer tramo mas tecnico de la prueba, sin perder las zapatillas, porque el fango parecía muchas veces Pegolan de ese que se usa  para alicatar los cuartos de baño, pero el gran paisaje del barranco para llegar a Villavieja, y el Castillo del Cornatel nos hacía olvidarnos de ese barrizal y seguir adelante, para descubrir nuevos paisajes, y todo esto nos llevó a una ascensión de casi 4 kms, el primer puerto de 1ª categoría, con premio especial, fué genial, que bonito el mirador de las mensulas y como nos cayó ese bocata de lomo embuchado, chorizo, salchichón y queso. Aquí nos quedamos tiesos por el airecillo que corría y Silvia decidió empezar a correr, el terreno era buenoy se podía ir tranquilo sin riesgos, al pasar el km 50 me pongo detrás de uno que parecía ser Reyes, y cuando debajo del barro descubro la N de New Balance acerté, era Reyes, y me preocupé, porque tenía claro que no veriamos a nadie del grupo en todo el recorrido, ellos estaban mejor preparados que nosotros, si con alguien podiamos coincidir, si acaso, podía ser con Garzón, si el echaba a correr y nos alcanzaba.

   Anduvimos con Reyes unos 2 o 3 kms, creo, y al comenzar la última bajada que conducía hasta el km 60, decidimos volver a trotar, pero el no pudo, estaba regular tirando "pa jodio", Silvia y yo nos fuimosy le dijimos que nos veriamos en el cambio de mochila, y así fué.
   Allí creo que fastidié un poco a Silvia, porque tardé demasiado en cambiarme y ella se enfrió, me estuvieron curando las ampollas, esa extremeña, Sara, que con sus manos, que todo lo que tocaba lo ponía bien puesto, (cada uno que piense lo que quiera), me dejó como nuevo, y salimos caminando juntos Reyes, Viciana, Silvia y yo, había caido ya la noche y sobre el km 68 yo empecé a sufrir un poco, me iba quedando, me dolian los tobillos una barbaridad, pero Silvia a pesar de su sufrimiento también tiró de mi esperandome todo el grupo, logré pasar ese mal momento y en el km 74, Reyes y Viciana decidieron sentarse unos minutos.
   Nosotros teniamos qu econtinuar, nos dió mucho frio y teniamos miedo a no poder arrancar, cuando a escasos kms de Santaella, retrocediendo por una pendiente que la organización decidió echarnos por ella, para ver como moriamos barranco abajo, aparecieron Reyes y Viciana, ¡que huevos!, esto me cayó mejor que el caldo que tomé después. Pensé que se habian retirado, al haberse quedado como pajarillos. Que campeón está echo Reyes, es un magnífico, un fuera de serie, todo un luchador.

   Volvimos a ir juntos hasta la Sopa, allí paramos más rato que ellos, porque curaron a Silvia unas ampollas. De allí salimos bastante bien recuperados y comenzamos a muy buen ritmo, pero ese ritmo aguantó hasta que a unos 6kms apareció el tio del mazo, el del pico, el de la piedra, y hasta... yo que se, no podiamos doblar las rodillas, se nos quedaron las piernas tiesas como garrotes, el reloj corría que daba gusto pero el km 4 no aparecía. Tardábamos en recorrer cada km entre 16 y 18 minutos, se hacía eterno, deseaba echar a llorar, pero me daba vergúenza hacerlo delante de Silvia, y por fin pude soltar todo lo que llevava dentro, habíamos logrado todos nuestros retos, cruzamos la meta a las 8:09

   Fué genial, yo flipo con Silvia, ¡vaya mujer que tengo!, ¡Ole! ¡Ole! ¡Ole!.
   Nunca olvidaré esta experiencia y lo bien que lo he pasado con todos vosotros, Ramón y Antonia, Francis y Mai, Paco y Cristina, Angel y Reyes, pareja excepcional, Juani, y como no, al Capitán Viciana, siempre tan atento y servicial, creo que conseguireis dos nuevos socios.

      Antonio Martínez

2 comentarios:

Jesús Viciana dijo...

Geniales fuisteis tanto Silvia como tú. Aunque la cosa se puso fea, en ningún momento se os pasó por la cabeza la posibilidad de abandono. Realmente sois muy fuertes mentalmente, y eso es lo que cuenta cuando de verdad empiezan los 101 Km.
Enhorabuena, campeón.

Anónimo dijo...

Realmente impresionante,
He leido todos y cada uno de vuestros artículos sobre la carrera, y efectivamente, la dureza fué extrema, tanto, que sometimos al cuerpo a un gran sufrimiento, esto, abre en mi mente un debate, sobre lo que somos capaces de llegar a realizar, de los objetivos tan duros que nos proponemos, siendo solamente unos simples aficionados a este deporte.

Enhorabuena a todos los que habéis participado, Un saludo.