CONTACTO

¿QUIERES PUBLICAR UNA CRÓNICA, ARTÍCULO, NOTICIA INTERESANTE?, ENVIALÁ AQUÍ: lostrotanoches@lostrotanoches.com

lunes, 15 de febrero de 2010

ENTRENAMIENTO EN EL FIN DEL MUNDO


  
80 dias para el gran evento y la preparacion no se puede dejar por causa de la lluvia o la nieve. Pese al gran nevazo que habia este domingo y aunque estabamos a 2 bajo cero, finalmente me puse mis zapatillas y mi equipacion mas abrigada y me dispuse a hacer el recorrido programado hasta lo alto de la cuesta del Fin del Mundo.


   Total, solo eran 17 km de recorrido, eso si, con nieve que en algunos puntos me llegaba a las rodillas, y en otros, debido al paso de algun vehiculo, sobre los surcos de las rodadas llenos de hielo, barro y agua. Mereció la pena pese al frio y terminar con los pies chorreando, nada mas que por las vistas que se presentaban ante mi, donde la naturaleza parecia haber parado su reloj vital y donde el silencio era absoluto. Todas las cumbres de Sierra Nevada parecian fundirse con toda la meseta por donde me encontraba, y mas aún, incluso con las Sierras de Baza, de Arana, de Cazorla, las cuales parecian todas unidas por un único manto blanco y las distancias entre ellas era casi como si no existiesen.Tras salir de Guadix por el Colmenar, crucé la rambla de Paulenca que bajaba con agua, ascendí por pequeñas ramblas en las que parecia que nevaba, porque los arboles de alrededor se volcaban sobre esta e iban desprendiendo sus ramas de nieve, finalmente y tras una cuesta muy complicada por la nieve accedi a la rambla de Maria, donde gracias a las rodadas de un coche pude continuar hasta ascender a las placas solares del Marchal y la granja de perdices, llegando hasta el camino que va hacia Paulenca, donde tomé en sentido contrario para intentar llegar a la cuesta del Fin del Mundo y a partir de ese punto ya no hubo ninguna rodada de coche, ni ninguna pisada de personas, salvo las que me pareció podrian ser huellas de una cabra montesa.



 Quizas una locura, pero disfruté de esos paisajes como pocas veces, eso sí haciendo equilibrios una y otra vez mientras trotaba entre el barro, el hielo y la nieve.

3 comentarios:

Paco Garzón dijo...

a ver si la proxima vez sales con tus compañeros que tambien salieron a las 9, te voy a tener que poner un correctivo.
Un abrazo.

Jesús Viciana dijo...

Y como iba a suponer yo que habria algun loco mas que quisiera salir a correr con el nevazo que habia. Creo que salieron Francis, Reyes, Cayetano y Lundio, ascendiendo por la rambla Galamar hasta cerca de Cogollos en un recorrido muy bonito. Aunque de todas formas menos mal que no me los llevé conmigo porque si no, todavia estarian dandome de hostias, jeje.

Enrique dijo...

Hay que tener reaños para salir a correr, con lo que había.
Pero como bien dices, son dias de los que mas se disfruta de este arte del correr. Es una gozada ir pisando la nieve por donde no ha pasado antes nadie.